¿Qué es el gas radón?

Granito
 
El radón es un gas de origen natural. No tiene olor, color ni sabor. El radón se produce a partir de la desintegración radiactiva natural del uranio, que está presente de forma natural en suelos y rocas. Tiende a concentrarse en interiores, como en viviendas, escuelas y lugares de trabajo. Al respirar e inhalar esas partículas, estas se depositan en las células que recubren las vías respiratorias, donde pueden dañar el ADN y provocar cáncer de pulmón. Exposiciones prolongadas a radón pueden producir cáncer de pulmón debido a la radiación alfa que emiten sus descendientes en su desintegración.
 

Implicaciones para la salud

ADN
 
Se estima que la proporción de los casos de cáncer de pulmón a nivel nacional atribuibles al radón con respecto al total es de un 10%, por lo que todos los años fallecen en España a causa del gas radón por cáncer de pulmón más de 2.000 personas, más fallecidos que los que se producen en accidentes de tráfico. Si la persona que vive en un ambiente con gas radón es fumadora, además se multiplica la posibilidad de contraer cáncer de pulmón.
 

Fuentes de radón

Mapa de radón en España
Las concentraciones de radón son muy variables en toda España, pero generalmente son más altas en áreas donde existe una alta concentración de uranio en la roca madre y en el suelo subyacente, fundamentalmente en el Oeste peninsular. El radón se encuentra en todas las casas, pero los niveles de concentración varían de una casa a otra, incluso si son similares y aunque estén pegadas.

La fuente más común de radón es el suelo de debajo de su casa. El radón puede penetrar a una vivienda donde encuentra una abertura en contacto con el suelo: fisuras y grietas en suelos o en cimientos y losas, rendijas en juntas de construcción, huecos alrededor de las conducciones de servicio y desagües, cámaras y cavidades dentro de las paredes y conductos del agua,...

Otra fuente de Radón menos frecuente puede ser el agua potable. El radón en el agua generalmente se origina en los pozos de agua que se perforan en el suelo que contiene gas radón. Estos pozos con Radón potencial pueden ser pozos de agua privados o pozos que son utilizados por un sistema público de suministro de agua.

En casos muy raros, los materiales de construcción pueden contribuir a altas concentraciones de radón. El granito utilizado para producir productos comerciales, como encimeras, puede contener cantidades variables de uranio. Algunos granitos pueden contener más uranio natural que otros y, por lo tanto, posiblemente muestran niveles de emisión de radón más altos de lo esperado, sin embargo, en la gran mayoría de los casos, no se espera que estos niveles sean significativos..
 

Medición de los niveles de radón

Edificio exterior
 
Los niveles de radón en cualquier edificio cambian significativamente con el tiempo. Pueden subir y bajar de una hora a otra, o de un día a otro y estacionalmente también. Las concentraciones de radón suelen ser más altas en invierno que en verano, y generalmente son más altas por la noche que durante el día. Esto se debe al cierre de los edificios (para conservar energía) y al cierre de puertas y ventana y al apagado de los equipos de renovación de aire por la noche. Por esta razón, las mediciones tomadas durante un período de tiempo más largo son más precisas y representativas por cuanto tienen en consideración las variaciones puntuales que suceden al medir el Radón.

Para proporcionar una estimación realista de la exposición al radón de los ocupantes, todas las mediciones se deben realizar en el área de ocupación normal del nivel de estancia más baja (sótanos, plantas bajas y primeras plantas), definiéndose este área de ocupación normal, como cualquier área ocupada por las personas más habitualmente.

Existen diferentes tipologías de medición en función del objetivo perseguido, de corto plazo (15 días) a largo plazo (1 año).
Existen mediciones en continuo electrónicas obteniéndose espectrometría alfa o por métodos pasivos que obtienen una medición media integrada.
Existen a su vez mediciones para el interior, para exterior o para el propio terreno.
 

Reducción de la cantidad de radón

Edificio interior
 
El límite de radón que se establece para los hogares en el marco de normativa de la UE es de 300 Bq/m3. Los niveles de radón se podrían reducir por debajo de 100 Bq/m3 en gran parte de los casos en edificios ya construidos.

Los lugares de trabajo tienen su propia normativa y su nivel límite oscila entre los 300 y los 600 Bq/m3.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, recomienda niveles inferiores a 100 Bq/m3 que se pueden conseguir por medio de diferentes técnicas de reducción de los niveles de radón en edificios ya existentes, dependiendo de ciertos factores a tener en cuenta.

El método de reducción de radón más común y efectivo es la Despresurización Activa del Suelo (ASD), que básicamente es una bomba que extrae el aire con radón del subsuelo antes de que entre en la vivienda, eliminando el problema antes de tenerlo en el interior.

Los intercambiadores de calor aire/aire se muestran como una solución económica y satisfactoria cuando las concentraciones de Radón no son muy elevadas, extrayendo al exterior el aire con radón.
La ventilación natural o mecánica es válida solo en determinados casos por su efectividad limitada, y permitiría la eliminación de gas radón.

Organismos e instituciones de referencia en radón

AVISO LEGAL  -  POLÍTICA DE PRIVACIDAD  -  CONDICIONES DE USO  -  POLÍTICA DE COOKIES

© 2018 www.RADONSPAIN.com - Todos los derechos reservados  |  Privado  //  Diseño, maquetación y programación web a medida Grupo5.com

Ir arriba

Cumpliendo con el nuevo Reglamento Europeo General de Protección de Datos (RGPD), en relación con la política de cookies queremos informar que continuar navegando por nuestra web implica ACEPTAR nuestra política de cookies. Leer más.