¿Qué es el gas radón?

Radón
El Radón es un gas radioactivo que se produce de forma natural como consecuencia de la desintegración del Uranio que se encuentra en el suelo, en especial en suelos de granito, pizarra, esquisto y basalto. El Radón no tiene sabor ni color ni olor, por lo que no lo detectamos en nuestro día a día.

Al ser gaseoso sale del suelo y se introduce en el interior de los recintos cerrados por rendijas, huecos, poros,... Ya en al interior, el Radón al desintegrarse en sus descendientes de vida corta, como son 218Polonio y 214Polonio, emite partículas alfa que son muy energéticas. Si inhalamos el aire que contiene estos descendientes durante años, aumentamos el riesgo de recibir radiación alfa y de padecer cáncer de pulmón. Por cada incremento en 100 Bq/m3 de radiación, estamos aumentado un 16% el riesgo de padecer cáncer de pulmón.
 

¿Cuáles son los efectos del Radón para la salud?

Radón entra en pulmones
El Radón es la segunda causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaco.

El Radón es responsable de más de 2.000 muertes al año por cáncer de pulmón en España según lo apuntado por la Asociación Española de Oncología Médica, provocando incluso más muertes que las que producen los accidentes de tráfico.

La relación dosis-respuesta es lineal, por lo que el riesgo de cáncer de pulmón aumenta de manera proporcional al aumento de la exposición al gas Radón. A más concentración de Radón mayor probabilidad de padecer cáncer de pulmón.
 

¿Cómo medir el gas Radón?

Medición de gas radón
Lo preferible es utilizar la metodología recomendada por el CSN que consiste en colocar unos detectores de trazas nucleares en los lugares que quieren muestrearse durante 3 meses para así obtener una medida integrada (larga duración).

Se pueden realizar mediciones de menor duración para un chequeo inicial, pero no son sustitutivas de las mediciones de larga duración. Pueden realizarse por medio de medidores de trazas durante 15 días, por medio de medidores electrónicos en continuo y en ocasiones con detectores de carbón activo, estos últimos muy afectados por la humedad del ambiente.
 

¿Cómo se introduce el Radón en el interior de edificios?

Radón entra en edificio
La concentración de Radón en una vivienda depende de:
  • La cantidad de uranio que contienen las rocas y el terreno del subsuelo.
  • Las vías que el Radón encuentra para filtrarse en las viviendas.
  • La tasa de intercambio de aire entre el interior y el exterior, que depende fundamentalmente del tipo de construcción, los hábitos de ventilación de sus habitantes y la estanqueidad del edificio.
El Radón se filtra en las casas a través de grietas en los suelos o en la unión del piso con las paredes, espacios alrededor de las tuberías o cables, pequeños poros que presentan las paredes construidas con fábrica de ladrillo u hormigón, o por los sumideros y desagües. Por lo general, el Radón suele alcanzar concentraciones más elevadas en los sótanos, bodegas y espacios habitables que están en contacto directo con el terreno.

Las concentraciones de Radón varían entre casas adyacentes, y dentro de una misma casa, de un día para otro o, incluso, de una hora para otra. La concentración de Radón en las viviendas puede medirse de un modo sencillo y económico. Debido a esas fluctuaciones, es preferible calcular la concentración media anual en el aire de interiores, midiendo las concentraciones de Radón al menos durante tres meses, evitando el periodo estival.
 

¿Cómo reducir la concentración de Radón?

Radón mitigacón
Existen métodos probados, duraderos y costo-eficaces para prevenir la filtración de Radón en edificios de nueva construcción y reducir su concentración en los existentes.

Al construir un edificio, hay que tener en cuenta la prevención de la exposición al Radón, sobre todo en zonas geológicas con alta concentración de este gas.

Las concentraciones de Radón en las viviendas existentes pueden reducirse del modo siguiente:
  • Mejorando la ventilación del forjado inferior.
  • Instalando un sistema de extracción mecánica del Radón en el sótano, bajo el forjado inferior o bajo la solera de la planta baja.
  • Instalando un intercambiador de calor que renueve el aire interior con Radón.
  • Sellando el suelo y las paredes.
  • Mejorando la ventilación de la vivienda.
 

¿Hay Radón en el agua?

Radón en el agua
El agua potable que proviene de fuentes subterráneas como manantiales o pozos, normalmente tienen concentraciones mucho más altas de Radón que el agua de superficie de ríos y embalses.

El Radón que está disuelto en el agua potable puede pasar al aire de los espacios interiores e incrementar sustancialmente el nivel Radón.

A su vez, existen balnearios en España en donde con carácter lúdico se puede disfrutar del agua que tiene una alta concentración de Radón ocasionalmente.
 

¿En qué tipos de áreas es más posible tener Radón?

Zonificación por municipio
 
El gas Radón tiene su origen en la cadena de desintegración del Uranio, y por tanto donde hay más Uranio, emana más Radón del suelo. En base a los estudios realizados por el CSN, las regiones al Oeste de España son más abundantes en Radón por su matriz geológica preferente de granitos, esquistos y pizarras. A su vez los suelos basálticos también tienen elevado potencial de producción de altas concentraciones de Rn.

De esta forma, el 17% de la superficie del territorio español se considera Zona de actuación prioritaria por parte de CSN. Las regiones más afectadas son por tanto Galicia, Asturias, Castilla y León, Extremadura, Madrid y Canarias.

¿Qué normativa regula el gas Radón en España?

Legislación
 
En la actualidad existe la directiva 2013/59/EURATOM sobre normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes que se debería haber transpuesto al ordenamiento jurídico antes del 8 de febrero de 2018, aunque no ha sido así.

En la actualidad, y ya desde el año 2012 como desarrollo del Reglamento de protección contra radiaciones ionizantes, existe la Instrucción IS-33 del Consejo de Seguridad nuclear sobre criterios radiológicos para la protección frente a la exposición a la radiación natural, que obliga a estudiar el nivel de Radón en centros laborales, en particular en los de alta ocupación de público como son centros educativos, hospitales, centros penitenciarios,..., en dónde el límite se fija en 300 Bq/m3.

Organismos e instituciones de referencia en radón

Clientes destacados

Imserso - Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social
Xunta de Galicia - Consellería de Educación e Ordenación Universitaria
Tesorería General de la Seguridad Social
DGT - Ministerio del Interior
Igape
Instituto Nacional de la Seguridad Social

AVISO LEGAL  -  POLÍTICA DE PRIVACIDAD  -  CONDICIONES DE USO  -  POLÍTICA DE COOKIES

© 2019 RADONSPAIN - Todos los derechos reservados  |  Privado  //  Diseño, maquetación y programación web a medida Grupo5.com

Ir arriba

Cumpliendo con el nuevo Reglamento Europeo General de Protección de Datos (RGPD), en relación con la política de cookies queremos informar que continuar navegando por nuestra web implica ACEPTAR nuestra política de cookies. Leer más.